Intolerancias alimentarias…o el “cajón de sastre” de las reacciones adversas a alimentos.

Siguiendo con las reacciones adversas a alimentos, hoy os hablo de las intolerancias alimentarias, que, como ya introduje en este post, engloban a aquellas respuestas clínicas anormales desencadenadas por la exposición a algún componente concreto de algún  alimento (aditivo/proteína/azúcar…), no tóxicas y de mecanismo NO inmunológico, y que provocan que dichos componentes no sean digeridos, metabolizados o asimilados completa o parcialmente.

Dicho así parece fácil, pero lo cierto es que este tipo de reacciones nos traen de cabeza a médicos y pacientes: las manifestaciones clínicas son muy diversas e inespecíficas, el diagnóstico es complejo y puede llevar años de peregrinaje por distintas consultas y el tratamiento, aunque parece lógico y sencillo (evitar el causante), puede llegar a ser muy complicado, ya que ciertos aditivos responsables de dichas intolerancias están por todas partes, amén del peligro de las contaminaciones (que pueden producirse por el simple contacto con una miga de pan, por ejemplo)…lo que supone un riesgo de exclusión para niños, adolescentes y adultos que las padecen.

muchos20nic3b1os20son20excluidos6501

Además, aunque todas sean intolerancias, el mecanismo por el que se desencadenan puede ser muy diferente, a veces incluso desconocido, lo que complica aún más el tema y hace que constituyan un auténtico “cajón de sastre”.

Así, podemos distinguir entre:

  • Intolerancias alimentarias enzimáticas (o metabólicas): las que resultan de un déficit enzimático (p. ej., déficit de disacaridasas, galactosemia, favismo, etc.), o lo que es lo mismo, falta el elemento indispensable para que la sustancia en cuestión (lactosa, galactosa, fructosa…) se metabolice y sea asimilada por el organismo, de forma que se produce un acúmulo de la misma que puede producir síntomas de lo más dispares.

 

  • Intolerancias alimentarias farmacológicas: por efecto de agentes farmacológicos presentes en los alimentos, que dan lugar a reacciones urticariformes, trastornos digestivos o cefalea. Entre estos agentes farmacológicos están las aminas vasoactivas presentes en los alimentos (histamina, tiramina, feniletilamina serotonina, etc.). La ingestión de grandes cantidades de alimentos que contengan estas aminas daría lugar a síntomas tóxicos, pero algunos individuos susceptibles pueden tener síntomas tras la ingestión de cantidades muy pequeñas de estas sustancias, es lo que conocemos como falsas alergias,por la similitud en los síntomas que presentan con las alergias, salvando las distancias, y de las que hablé en el post anterior.

 

  • Intolerancias alimentarias indeterminadas: en este caso, el mecanismo por el que se producen no está bien definido o no hay consenso, el organismo no asimila adecuadamente el alimento.

Mención aparte merece el caso de la intolerancia al gluten, en la que aunque se ha avanzado mucho, no se conocen exactamente los mecanismos implicados…dedicaré un post a este tema más adelante.

Y aunque todas ellas sean intolerancias, ni los síntomas, ni los medios de diagnóstico, ni las implicaciones en la salud del que la padece, serán las mismas.

Las intolerancias enzimáticas se diagnostican mediante pruebas específicas, ya que existe un déficit en alguna enzima necesaria para digerir la sustancia en cuestión.

En el resto de intolerancias, el diagnóstico y manejo puede ser mucho más complejo, ya que no se dispone de medios de detección específicos, y la respuesta clínica al contacto con el alimento puede ser diferente en una misma persona, incluso no producirse siempre, ser transitorio o modificarse en el tiempo.

¿Qué puede producir una intolerancia?

img_17476La Ley de Información Alimentaria (diciembre de 2014), obliga a bares, restaurantes, comedores públicos y catering, a informar al consumidor sobre los ingredientes que puedan causar alguna alergia o intolerancia, y es que, tanto unas como otras, pueden ser provocadas por alimentos, bebidas, aditivos, fármacos o productos de otro tipo.

Los síntomas se desencadenan por la acumulación de componentes de los alimentos que no se asimilan correctamente, y pueden ser digestivos o de otra índole, de forma que en muchos casos, al ser inespecíficos, ni siquiera se relacionan en un primer momento con el alimento ingerido, lo que lleva al paciente a consultar con multitud de especialistas durante meses o años hasta que a alguno se le enciende la luz.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

Son muy variables, y sabemos que se desencadenan al contactar a un determinado alimento porque al evitarlo, el síntoma desaparece.

salud.uncomo.com

Fuente: salud.uncomo.com

  • Trastornos gastrointestinales: hinchazón abdominal, gases, estreñimiento, diarrea, náuseas, dolor abdominal, reflujo, síndrome del colon irritable…
  • Síntomas dermatológicos: acné, eczema, “psoriasis”, dermatitis, erupciones cutáneas, urticaria, picor.
  • Trastornos neurológicos: dolor de cabeza, migraña, mareo, vértigo, fatiga…
  • Fluctuaciones en el peso, o tendencia al sobrepeso.
  • Síntomas musculo esqueléticos: cansancio, dolores articulares, artritis, artrosis, “fibromialgia”, “síndrome de fatiga crónica”…
  • Síntomas respiratorios: asma, rinitis, sinusitis, dificultad respiratoria…
  • Síntomas “psicológicos” (lo entrecomillo porqué, si hay una causa orgánica, no es tan psicológico): ansiedad, somnolencia, depresión, hiperactividad (especialmente en niños), irritabilidad…
  • Otros

 

Como veis, el espectro clínico es amplísimo y diverso, en muchas ocasiones es el propio paciente el que se da cuenta de que algún alimento “le sienta mal” y, cansado de peregrinar, lo elimina de su dieta consiguiendo muchos de ellos mejorar sus síntomas en semanas o meses (no es inmediato).

Aún nos queda mucho por saber y aprender sobre estos trastornos que pueden limitar considerablemente la calidad de vida…en próximos post os hablaré de algunas de las intolerancias alimentarias más frecuentes, ¡os espero!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s