¿Es la soja tan saludable como la pintan?

En los últimos tiempos, hemos asistido al ascenso a los altares de un alimento que, hasta mediados del siglo pasado, ni siquiera conocíamos en España.

Fue a finales del siglo XIX cuando esta leguminosa se introdujo en el mundo occidental, primero en América del Norte y, años después, en Europa;  hasta entonces, únicamente se cultivaba y consumía en países asiáticos.

taringa

Fuente: taringa.net

Poco a poco, fue incrementándose su producción e introduciéndose en los hábitos dietéticos occidentales, especialmente en Norte América, y extendiéndose a otros mercados como el nuestro…hasta que, en la década de los 90, se produjo un cultivo masivo y un excedente de producción,  sobre todo de cultivos transgénicos,  y entonces comenzó la campaña publicitaria: “los asiáticos viven más años y consumen mucha soja”, los asiáticos no tienen cáncer y consumen soja”, “la soja sirve para disminuir los síntomas de la menopausia”, “la soja es más sana que la leche”…¡la soja vale para todo! La campaña publicitaria “pro soja” ha hecho que sea considerado por gran parte del  inconsciente colectivo como la panacea, la solución a muchos males…pero, ¿qué hay de cierto?

No voy a hablar de los beneficios, porque de eso ya se encargan las campañas publicitarias…hoy os traigo un resumen de los efectos perjudiciales que puede tener sobre nuestro organismo el consumo excesivo de esta legumbre “milagrosa”.

Se trata de una leguminosa rica en ácidos grasos omega 3, vitaminas del grupo B, proteínas, aminoácidos esenciales, minerales, isoflavonas…todos ellos pueden tener efectos positivos sobre nuestra salud, especialmente en ciertas etapas de la vida, como la postmenopausia…suena bien, ¿verdad?…pues sigue leyendo.

Efectos sobre el tiroides.

Contiene gran cantidad de isoflavonas (como la genisteína), que son sustancias proteícas relacionadas en múltiples ocasiones con problemas tiroideos.

webconsultas.jpg

Fuente: webconsultas.com

Así, varios estudios muestran que las isoflavonas de soja, son capaces de inhibir la actividad de la tiroperoxidasa, lo que  puede tener como consecuencia una menor síntesis de hormonas tiroideas, elevación de TSH, aparición de  hipotiroidismo, bocio y tiroiditis autoinmune.

Además, parece ser que disminuye la captación de radioyodo, reduciendo la eficacia de dicha terapia, empleada en el manejo del cáncer tiroideo.

Y por último, pero no menos importante, han sido vinculadas a una menor disponibilidad de las hormonas tiroideas a nivel de los tejidos.

Efectos sobre la fertilidad.

La soja es muy rica en  fitoestrógenos, que no son otra cosa que estrógenos (hormonas típicamente femeninas) de origen vegetal, es por ello que existen en el mercado multitud de fármacos a base de soja que permiten paliar los desagradables síntomas de la menopausia.

las tres edades

Las tres edades (G. Klimt)…no deberían consumirla ninguna de las tres, visto lo visto.

Sin embargo, cuando estos fitoestrógenos son consumidos por hombres,  mujeres en edad fértil y niños, los efectos pueden ser muy diferentes, especialmente si se combinan con disruptores endocrinos (podéis leer más acerca de este tema aquíaquí y aquí).

En ese caso, podremos tener como resultado: disminución de la síntesis de andrógenos (hormonas típicamente masculinas), alteraciones en la fertilidad y ginecomastia (desarrollo de las glándulas mamarias) en varones, pubertad precoz en niños, defectos congénitos en el aparato genital masculino e infertilidad en hijos e hijas, respectivamente, de madres consumidoras de soja durante la gestación (como muestra, dos estudios, este y este).

Además, ha sido relacionada con la aparición de Síndrome de Ovario Poliquístico en hijas de madres consumidoras de soja durante la gestación y en mujeres que fueron alimentadas con fórmulas a base de soja en la infancia.

Efectos sobre el sistema inmune.

Los fitoestrógenos, al igual que la exposición a otros tipos de estrógenos ambientales, han sido vinculados con la aparición y desarrollo de enfermedades autoinmunes.

Además,  la genisteína  parece tener un efecto inmunosupresor mediante sus efectos sobre el timo.

Por último, la alergia a la proteína de soja, es una de las más frecuentes en los últimos años, pudiendo producir reacciones de distinta consideración, incluyendo anafilaxia (reacción alérgica grave o muy grave).

Efectos durante la gestación.

Como ya he comentado en el apartado de efectos sobre la fertilidad, el consumo de soja materno (en grandes cantidades), ha sido relacionado  con  ciertas malformaciones congénitas (como hipospadias o criptorquidias) y alteraciones en la fertilidad, tanto de la madre como de los hijos.

Pero es que además, teniendo en cuenta la importancia de una adecuada función tiroidea antes, durante y después de la gestación,  los efectos ya mencionados  de la soja sobre el tiroides, desaconsejan su ingesta tanto durante esta etapa de la vida como en la posterior lactancia.

Efectos renales

La soja contiene oxalatos y fitatos; ambos compuestos pueden favorecer la formación de cálculos (“piedras”) en el riñón, por lo que su ingesta está desaconsejada en personas con antecedentes de litiasis renal o con riesgo de padecerla.

Otros efectos adversos.

Durante años, se han realizado estudios para valorar el efecto, tanto beneficioso como perjudicial, de la soja sobre enfermedades como la osteoporosis, el cáncer o la depresión, con resultados contradictorios, por lo que me limito a nombrarlos sin entrar en más detalles.

 

Así que, a modo de resumen, la soja, siempre que fuera de procedencia orgánica y no transgénica, y consumida con moderación, podría tener ciertos efectos beneficiosos debidos a su contenido en omega 3, vitaminas, minerales…sin embargo, su consumo estaría desaconsejado en personas con problemas tiroideos, niños y adolescentes, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, mujeres y hombres que se planteen ser padres/madres, personas con antecedentes personales o familiares de enfermedades autoinmunes y/o alergias, personas con riesgo de presentar cálculos renales…

Y con la información en la mano…cada uno que decida.

Anuncios

2 comentarios sobre “¿Es la soja tan saludable como la pintan?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s